Al seleccionar una estrategia en la nube, la empresa debe tener en cuenta factores como los componentes necesarios de las aplicaciones en la nube, las herramientas de administración de recursos preferidas y los requisitos de infraestructura de TI heredada.

Los tres modelos de implementación de cómputo en la nube son basados en la nube, en las instalaciones e híbridos.

Implementación basada en la NUBE

  • Ejecute todas las partes de la aplicación en la nube.
  • Migre las aplicaciones existentes a la nube.
  • Diseñe y cree nuevas aplicaciones en la nube.

En un modelo de implementación basado en la nube, puede migrar las aplicaciones existentes a la nube o diseñar y crear nuevas aplicaciones en la nube. Puede crear esas aplicaciones en una infraestructura de bajo nivel que requiere que el personal de TI las administre. De forma alternativa, puede crearlas mediante servicios de nivel superior que reducen los requisitos de administración, arquitectura y escalado de la infraestructura principal.

Por ejemplo, una empresa podría crear una aplicación compuesta por servidores virtuales, bases de datos y componentes de red totalmente basados en la nube.

Implementación en las instalaciones locales

  • Implemente recursos mediante herramientas de virtualización y administración de recursos.
  • Aumente la utilización de recursos mediante tecnologías de virtualización y administración de aplicaciones.

La implementación en las instalaciones locales también se conoce como una implementación de nube privada. En este modelo, los recursos se implementan en las instalaciones locales mediante herramientas de virtualización y administración de recursos.


Por ejemplo, es posible que tenga aplicaciones que se ejecutan con tecnología que se almacena por completo en su centro de datos local. Aunque este modelo se parece mucho a la infraestructura de TI heredada, su incorporación de tecnologías de virtualización y administración de aplicaciones ayuda a aumentar la utilización de los recursos.

Implemetanción Hibrida

  • Conecte los recursos basados en la nube a la infraestructura en las instalaciones locales.
  • Integre recursos basados en la nube con aplicaciones de TI heredadas.

En una implementación híbrida, los recursos basados en la nube se conectan a la infraestructura en las instalaciones locales. Es posible que desee utilizar este enfoque en varias situaciones. Por ejemplo, si tiene aplicaciones heredadas a las que se les puede dar mejor mantenimiento en las instalaciones locales o si las regulaciones gubernamentales exigen que su empresa mantenga ciertos registros en las instalaciones.

Por ejemplo, supongamos que una empresa desea utilizar servicios en la nube que pueden automatizar el procesamiento y el análisis de datos por lotes. Sin embargo, la empresa tiene varias aplicaciones heredadas que son más adecuadas en las instalaciones locales y no se migrarán a la nube. Con una implementación híbrida, la empresa podría mantener las aplicaciones heredadas en las instalaciones y beneficiarse de los servicios de datos y análisis que se ejecutan en la nube.

Escribe tu Respuesta o Comentario

Su dirección de correo no se hará público.